Cómo camperizar una furgoneta: consejos y recursos

La camperización de una furgoneta es el proceso gracias al cual un furgón se convierte legalmente en un espacio habitable. Es decir, ya no estamos ante un simple medio de transporte, pasa a ser un vehículo camper que cuenta con unos servicios mínimos para realizar actividades cotidianas tales como dormir, cocinar y almacenar.

¿Por qué camperizar una furgoneta?

Camperizar una furgoneta tiene muchas ventajas, tanto personales como económicas y ecológicas.

  • Te permite viajar con total libertad y flexibilidad, sin depender de horarios, reservas o destinos fijos.
  • Te ofrece la posibilidad de conocer lugares increíbles, alejados de las masas turísticas y en contacto con la naturaleza.
  • Te ayuda a ahorrar dinero en alojamiento, transporte y comida, ya que puedes dormir, cocinar y moverte con tu propia casa.
  • Te hace vivir experiencias únicas e inolvidables, compartiendo con otras personas que también viajan en furgoneta o con las comunidades locales.
  • Te hace ser más consciente de tu consumo de recursos y de tu impacto ambiental, ya que tienes que gestionar tu propia energía, agua y residuos.
man sitting on bucket seat while woman on his lap

¿Cómo camperizar una furgoneta paso a paso?

Camperizar una furgoneta no es una tarea sencilla ni rápida. Requiere tiempo, dinero y dedicación. Pero tampoco es imposible ni tienes que ser un experto en bricolaje o mecánica. Con un poco de paciencia, creatividad y ayuda profesional cuando sea necesario, puedes conseguir tu sueño de tener tu propia furgoneta camper.

Estos son los pasos que debes seguir para camperizar una furgoneta:

1. Elegir la furgoneta

El primer paso es elegir el vehículo que vas a transformar en tu hogar sobre ruedas. Hay muchos tipos y modelos de furgonetas en el mercado, cada una con sus características, ventajas e inconvenientes. Lo más importante es que se adapte a tus necesidades, gustos y presupuesto.

Algunos aspectos que debes tener en cuenta a la hora de elegir la furgoneta son:

  • El tamaño: influye en el espacio disponible para vivir y en la facilidad para conducir y aparcar. Las furgonetas se clasifican según su longitud (L1-L4) y su altura (H1-H3). Cuanto más grande sea la furgoneta, más cómoda será para vivir, pero también más cara y más difícil de manejar.
  • El estado: puedes comprar una furgoneta nueva o de segunda mano. Una nueva te garantiza más fiabilidad y menos averías, pero también es más cara y pierde valor rápidamente. Una de segunda mano te permite ahorrar dinero y personalizarla a tu gusto, pero también implica más riesgos y reparaciones.
  • El motor: determina el consumo y la potencia de la furgoneta. Puedes optar por un motor diésel o gasolina, aunque el diésel suele ser más económico y eficiente. También debes fijarte en la cilindrada, la potencia y el par motor, que influyen en el rendimiento y la velocidad de la furgoneta.
  • La tracción: puede ser delantera, trasera o integral. La tracción delantera es la más común y la más barata, pero también la que menos agarre tiene en terrenos difíciles. La tracción trasera es la más adecuada para cargar peso y para circular por caminos de tierra o nieve. La tracción integral es la más segura y versátil, pero también la más cara y la que más consume.

2. Diseñar el interior

El segundo paso es diseñar el interior de la furgoneta, es decir, cómo vas a distribuir el espacio y qué elementos vas a incluir. Esto dependerá de tus preferencias personales, del tamaño de la furgoneta y del tipo de viaje que quieras hacer.

Algunos elementos que puedes considerar son:

  • La cama: es el elemento más importante y el que más espacio ocupa. Puede ser fija o abatible, individual o doble, longitudinal o transversal. Lo ideal es que sea cómoda, práctica y que tenga espacio de almacenamiento debajo. Para encontrar las mejores marcas de colchones te recomendamos consultar la web de buscarcolchon.com.
  • La cocina: puede ser interior o exterior, fija o portátil, con uno o varios fuegos. Lo esencial es que tenga un sistema de ventilación adecuado, un depósito de agua potable y otro de aguas grises, y un espacio para guardar los utensilios y alimentos.
  • El baño: puede ser completo o parcial, con ducha y/o inodoro. Lo más común es tener un inodoro químico portátil y una ducha exterior con una manguera conectada al depósito de agua. También puedes optar por una ducha solar o una bolsa de agua caliente.
  • El salón: puede ser el mismo espacio que la cama o un espacio independiente, con una mesa y unos asientos. Lo ideal es que sea multifuncional y que se pueda convertir en cama o en cocina según las necesidades.
  • El armario: puede ser un mueble cerrado o unos cajones o estanterías abiertas. Lo importante es que tenga suficiente capacidad para guardar tu ropa y objetos personales, y que esté bien organizado y sujeto.

3. Aislar la furgoneta

El tercer paso es aislar la furgoneta, es decir, protegerla del frío, del calor y del ruido exterior. Esto te permitirá mantener una temperatura agradable en el interior y ahorrar energía. Además, evitarás la condensación y la humedad, que pueden provocar moho y malos olores.

Para aislar la furgoneta debes seguir estos pasos:

  • Limpiar y desengrasar las superficies interiores de la furgoneta.
  • Colocar una capa de aislante térmico en las paredes, el techo y el suelo. Puedes usar materiales como lana de roca, fibra de vidrio, poliestireno extruido o espuma de poliuretano.
  • Colocar una capa de aislante acústico en las zonas más ruidosas, como las puertas o el motor. Puedes usar materiales como caucho, corcho o espuma acústica.
  • Colocar una capa de barrera de vapor en las zonas más expuestas a la humedad, como las ventanas o los conductos de ventilación. Puedes usar materiales como plástico, aluminio o papel kraft.
  • Colocar una capa de revestimiento interior en las paredes, el techo y el suelo. Puedes usar materiales como madera contrachapada, aglomerado o vinilo.

Aunque puede parecer una tarea desalentadora, con paciencia, creatividad y ayuda profesional cuando sea necesario, puedes conseguir tu sueño de tener tu propia furgoneta camper. ¡Buena suerte en tu aventura!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *