Visitar el Mirador del Semáforo en el Delta del Llobregat

¿Te gustaría conocer un lugar que combina naturaleza, historia y cultura en el Delta del Llobregat? El mirador del semáforo es un edificio que se construyó en 1887 para controlar el tráfico marítimo costero y que hoy en día ofrece unas vistas espectaculares de la playa y el mar.

¿Qué es el mirador del semáforo?

El mirador del semáforo es una casa de dos plantas que se encuentra frente a la playa de El Prat de Llobregat, la más cercana a Barcelona. Su función era regular el tráfico de los barcos que navegaban por la costa, comunicándose con el castillo de Montjuïc mediante banderas y telégrafos ópticos. Estos dispositivos seguían un código para transmitir mensajes sobre incidencias, naufragios o emergencias.

El edificio también servía como vivienda para los vigías y los oficiales de los Carabineros, un cuerpo que se encargaba de evitar el contrabando y vigilar la costa. El mirador del semàfor dejó de funcionar en 1970, cuando se cerró la playa al público por motivos de seguridad.

Si este artículo te está resultando interesante, te recomendamos la lectura de este post sobre qué ver en Figueres durante tu visita a Cataluña.

¿Qué se puede ver desde el mirador del semàfor?

Desde el mirador del semáforo se puede disfrutar de unas vistas panorámicas de la playa natural de El Prat, protegida por su valor ecológico, ya que alberga una gran diversidad de flora y fauna.

También se puede ver el Cuartel de los Carabineros, un edificio que se construyó junto al mirador del semáforo para alojar a los agentes que vigilaban la zona. Hoy en día, el cuartel está en ruinas, pero sus restos sirven como refugio y alimento para las aves. Además, el cuartel protege la playa de la erosión y la contaminación.

Otro elemento que llama la atención desde el mirador del semáforo es el aeropuerto de Barcelona-El Prat, situado al otro lado del río Llobregat. Desde aquí se puede ver el despegue y el aterrizaje de los aviones, así como las pistas y las terminales. Es una imagen curiosa que contrasta con la naturaleza del delta.

mirador del semaforo

¿Cómo llegar al mirador del semáforo?

  • En coche hay que tomar la carretera de Castelldefels, salir en El Prat de Llobregat y seguir las indicaciones hacia el cementerio sur o el tanatorio. Cerca de estos lugares hay un parking gratuito donde se puede dejar el coche y empezar la ruta a pie.
  • En transporte público se puede coger el tren de Renfe hasta El Prat de Llobregat y luego el autobús PR3, que deja cerca del parking. Otra opción es coger el metro L9 y bajar en alguna de las estaciones de Moreras, Céntrico o Parque Nuevo y desde allí, caminar unos 40 minutos hasta el parking.
  • En bicicleta se puede seguir el carril bici que va desde Barcelona hasta El Prat de Llobregat por la carretera de Castelldefels. Una vez en El Prat, hay que tomar el camino que bordea el río Llobregat hasta llegar al parking.

Desde el parking hasta el mirador del semáforo hay unos 3 kilómetros de distancia, que se pueden recorrer en unos 40 minutos. El camino es llano y fácil de seguir, y está señalizado con paneles informativos. También se puede acceder al mirador del semáforo desde la playa, pero solo cuando la marea está baja.

¿Qué más se puede hacer en el Delta del Llobregat?

El mirador del semáforo es solo una de las muchas atracciones que ofrece el Delta del Llobregat, un espacio natural de gran valor ecológico y cultural. Entre las actividades que se pueden realizar en este entorno destacan:

  • Visitar el Parque Natural del Delta del Llobregat, que cuenta con varios itinerarios para descubrir la flora y la fauna del lugar. Se pueden ver arrozales, lagunas, dunas, humedales y bosques de ribera.
  • Conocer el patrimonio histórico y cultural de El Prat de Llobregat, un municipio que tiene mucho que ofrecer. Se pueden visitar lugares como la iglesia de Sant Pere i Sant Pau, el museo municipal, el castillo de El Prat o la torre Balcells.
  • Degustar los platos típicos de la gastronomía local, el arroz a la cazuela, el all i pebre de anguilas, las tellinas o las gambas. También se pueden probar los vinos y cavas de la zona.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *