Qué ver en el Gorg de Malatosca, un lugar embrujado

El Gorg de Malatosca, uno de los rincones más bonitos y desconocidos de la comarca del Ripollès, es una formación natural que se ha creado por la erosión del río Ter que pasa por el valle del Malatosca.

El agua ha ido excavando una depresión en la roca, formando una balsa circular rodeada de vegetación. El gorg también recibe el agua de un pequeño arroyo que cae en forma de cascada desde unos 10 metros de altura, creando un espectáculo visual y sonoro.

Tiene unas dimensiones de unos 15 metros de diámetro, unos 4 metros de profundidad y aguas cristalinas y frías, ideales para refrescarse en los días calurosos de verano. Junto al gorg hay una mesa de picnic y un cartel informativo que explica la historia y la leyenda del lugar.

La leyenda del Gorg de Malatosca

El Gorg de Malatosca también es conocido como el Gorg de les Bruixes (el gorg de las brujas), ya que según la tradición popular era un punto de encuentro y refugio de estos seres mágicos. La leyenda cuenta que una bruja pagó a una comadrona con unas lentejas después de que le ayudara a dar a luz a su hijo. La comadrona enfadada, las tiró las lentejas al fondo del río Ter. Al día siguiente, se encontró una de esas lentejas pegada a su delantal y se sorprendió al ver que se había convertido en oro.

La comadrona volvió al lugar donde había tirado las lentejas y se encontró con el gorg, donde vio a varias brujas bañándose y riendo. La comadrona intentó recuperar las lentejas, pero las brujas se lo impidieron y la amenazaron con maldecirla si no se marchaba. La comadrona huyó asustada y desde entonces el gorg quedó asociado a las brujas y sus secretos.

Gorg de Malatosca

¿Cómo llegar al Gorg de Malatosca?

Para llegar al Gorg de Malatosca hay que seguir la Ruta del Ferro i Carbó, una vía verde que une Ripoll, Sant Joan de les Abadesses y Ogassa, un antiguo trazado del tren que transportaba carbón desde las minas de Ogassa hasta Ripoll. Es un recorrido fácil y apto para todos los públicos, que se puede hacer tanto a pie como en bicicleta.

En el kilómetro 9 de la ruta se encuentra el Alberg Rural La Ruta del Ferro, situado en la antigua estación de tren de Sant Joan de les Abadesses, en el que se pueden alquilar bicicletas y obtener información sobre las diferentes rutas que se pueden hacer por la zona.

Otras opciones para llegar al Gorg

Otra opción para llegar al Gorg de Malatosca es ir en coche hasta el albergue y aparcar allí. Desde el albergue se puede ir andando hasta el gorg siguiendo el mismo camino que desde la ruta.

También se puede ir en coche hasta el pueblo de Ogassa y desde allí seguir una pista forestal que baja hasta el valle del Malatosca. Esta opción es más larga y requiere un vehículo adecuado para circular por pistas de tierra.

¿Qué hacer en el Gorg de Malatosca?

El Gorg de Malatosca en Sant Joan de les Abadesses es un lugar perfecto para pasar un día en contacto con la naturaleza y disfrutar de sus encantos. Se puede hacer un picnic junto al gorg, aprovechando la mesa que hay instalada, o buscar un lugar más apartado y tranquilo.

También se puede bañarse en el gorg, aunque hay que tener en cuenta que el agua está muy fría y que no hay vigilancia ni socorrista. Se recomienda tener precaución y no saltar desde la cascada ni desde las rocas, ya que puede ser peligroso.

Además, se puede explorar el entorno del gorg, siguiendo el curso del río Ter o del arroyo que forma la cascada. Se pueden encontrar otros preciosos saltos de agua, pozas y rincones con encanto.

Puedes aprovechar la visita al gorg para conocer otros lugares de interés de la zona, como el museo de la mina de Ogassa, el monasterio de Sant Joan de les Abadesses, el castillo de Mataplana o el santuario de Montgrony.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *